15 sep. 2007

Tu orgasmo GARANTIZADO!!!

Tu orgasmo ¡garantizado! Estas siete posiciones han sido adaptadas y perfeccionadas por los expertos sexuales para ayudarte a llegar al clímax siempre. Además, te traemos unos truquitos extra para que tu camino al éxtasis sea mucho más fácil. Si buscas un orgasmo grandioso, que haga temblar la cama, la clave está en mantener las cosas simples. Por supuesto, un sexo loco y desenfrenado, que te haga preguntarte cómo pudo tu cuerpo contorsionarse así, le brinda a tu vida sexual algo interesante. Pero si tu meta es llegar al clímax todas y cada una de las veces, lo mejor es atenerte a lo básico. “Tratar de realizar complicadas acrobacias te distrae del sexo y te concentra en cómo podrás maniobrar en lugar de limitarte a experimentar las sensaciones”, “Si quieres llegar al clímax, las posiciones simples suelen ser las mejores y, con algunas modificaciones sencillas, puedes hacerlas todavía más orgásmicas de lo que ya son”. Tranquila. No te dejaremos sola. , y te explicaremos cada una de las versiones para que puedas tocar hasta las notas más altas. EL FROTE LENTO Nunca volverás a ver la posición misionera con los mismos ojos. “Acostada boca arriba, coloca una almohada bajo el trasero para levantar las caderas; eleva ahora las piernas e inclínalas un poco hacia los hombros, como si trataras de doblar tu cuerpo a la mitad”. Esto facilita los movimientos de tu chico, hace más profunda la penetración (lo que es bueno para los dos) y estimula tu punto G. Pero considéralo un ejercicio de calentamiento inicial: estás preparando la zona para un orgasmo especial. Cuando tu punto G haya recibido suficiente fricción, baja las piernas y haz que él se ponga en posición de alineamiento coital. “Significa que él estará sobre ti, pero alzará su hueso pélvico hasta alinearlo con tu clítoris”. “Y luego se moverá hasta que tú llegues al clímax”. La primera parte de esta posición (con tus piernas arriba) te excita lentamente y aumenta la sensibilidad. Y el frote de él contra tu clítoris te lleva a un clímax muy intenso. EL PUENTE Con todas las flexiones y giros que hay que hacer, a veces el sexo parece más un ejercicio cardiovascular que una fiesta de placer. Por eso es muy importante tener en tu repertorio al menos una posición que conduzca a un orgasmo relajado. Esta es una de ellas: “Mientras tú estás acostada boca arriba, él debe tenderse de lado, frente a ti”. “Lleva tus piernas sobre sus caderas y muslos, formando un puente sobre ellos, y deja que te penetre despacio”. Si te toma tiempo llegar al clímax, esta posición es ideal. “Como no es muy aeróbica, el sexo puede prolongarse sin que se cansen”, “Cuando quieras tener un orgasmo, acaríciate tú misma o haz que él te estimule con su mano”. JUEGO BOCA ABAJO Seguro que ya has probado alguna posición a gatas (¡al menos eso esperamos!). Pero aunque el estilo perrito tiene mentalmente grandes beneficios, debes modificarlo un poco si quieres hacerlo superorgásmico. “Acuéstate boca abajo y alza un poco el trasero para que él te penetre”. “El puede elevar su cuerpo apoyándose en sus manos, como si hiciera una plancha, o puede tenderse sobre ti”. Esta posición boca abajo proporciona más fricción con sus movimientos de penetración, y también puedes frotar suavemente el área del clítoris contra la cama. GIRO DE PASIÓN La posición de la “mujer arriba” favorece tu orgasmo. “Te permite dictar el ritmo y la profundidad de la penetración y, sobre todo, te da fácil acceso a tu clítoris”. “Puedes tocar tu punto C (es decir, tu clítoris), hacer que él lo toque o frotarlo contra su hueso púbico”. Pero puedes intensificar todas esas sensaciones dando, literalmente, un giro de 180°. Voltéate de modo que quedes de frente a sus pies, en posición de vaquera a la inversa. “En vez de cabalgar sobre él, une tus piernas y coloca tus pies planos entre las piernas de él”. Los beneficios son dobles: con las piernas unidas, te ciñes a él más apretadamente, aumentando la fricción. Y hay un mayor estímulo del punto G, lo que combinado con tus propias caricias en el clítoris, resultará en un orgasmo explosivo. VIBRAS EN LA MESA En algunos casos, un simple cambio de escenario puede ayudarte a lograr el orgasmo. Para esta posición necesitarás una mesa al nivel de la cintura de tu hombre. “Acuéstate sobre la mesa, con el trasero cerca del borde”. “El te penetrará mientras permanece de pie entre tus piernas, sosteniendo tus caderas como palanca”. Apoya tus pies en sus hombros o en el borde de la mesa. “Como él está de pie, sus manos quedan libres para acariciar tu cuerpo”. “Y está en un ángulo perpendicular, no sobre ti, lo que le permite llegar a tu clítoris sin obstáculos”. Para aumentar tus posibilidades de tener un orgasmo, sujeta tu trasero y levántalo, lo que eleva la tensión pélvica y hace fluir la sangre al área. LA DANZA LASCIVA Esta posición siempre ha sido una favorita: él sentado, y tú a horcajadas sobre él, cara a cara. “Tienes absoluto control sobre la velocidad, el ángulo y el movimiento, porque puedes usar tus brazos y tus piernas para ayudarte a maniobrar”. “En vez de moverte de arriba abajo, lo que puede ser agotador, mécete hacia adelante y hacia atrás, frotando tu clítoris contra él”. Además de la libertad de movimientos que te ofrece, esta posición tiene otros beneficios. “Si te inclinas hacia atrás sólo un poquito, lograrás mayor estímulo sobre el punto G, y él podrá jugar con tu clítoris”. Otra cosa: tus senos quedarán perfectamente alineados con su boca, lo que añade otra fuente de placer a la experiencia. FUSIÓN TOTAL Ya sabes que el vínculo emocional es esencial para lograr un orgasmo con tu hombre. Y no hay posición que los vincule más emocionalmente que “la cuchara”. Para adoptarla, tiéndete de lado, con tu chico detrás de ti, también de lado. En vez de moverse hacia dentro y hacia afuera, él deberá permanecer en tu interior presionado suavemente contra la pared frontal de tu vagina. “Además de satisfacer tu necesidad de ternura, proporciona un estímulo permanente en tu punto G, lo que es clave para lograr un orgasmo a través del coito”. “Como tal vez él no pueda penetrarte profundamente, guía su mano hacia tus puntos calientes”. Extra: una vez que hayan llegado al clímax, también estarán en la posición perfecta postcoito.

No hay comentarios.: