31 dic. 2007

Orgasmo combinado...

El orgasmo combinado Un clímax más intenso para añadir a tu repertorio. Tu nuevo lema va a ser: “Yo quiero el mío ¡mezclado!” Bueno, ya has oído hablar del orgasmo del clítoris y también del orgasmo del punto G... y sabes que ambos son fabulosos. Ahora imagínate una combinación de los dos para un final ¡maravilloso! Sí, se puede lograr. Lo básico Como dijimos, “un orgasmo combinado es la unión de los dos modos diferentes en que las mujeres suelen llegar al clímax”. Por lo general, el orgasmo del clítoris ocurre primero porque esa área es más accesible. Los orgasmos del punto G —llamados así por esa zona del tamaño de una moneda pequeña, situada detrás de la pared interior vaginal— se consideran mucho más intensos porque provienen del interior de tu cuerpo. “Cuando simultáneamente estimulas tu clítoris y tu punto G, las sensaciones únicas de cada área se mezclan y el resultado es una experiencia mucho más intensa y duradera”, Este tipo de orgasmo explosivo no sólo te hará sentir fabulosa a ti; tu hombre también se beneficiará. “Un orgasmo combinado requiere diferentes toques en dos áreas distintas del cuerpo, y este esfuerzo extra naturalmente lo obligará a él a ir más lento y lo ayudará a demorarse más”. Además, a los hombres les encanta que la mujer se deje arrastrar por el deseo, y verte experimentar un orgasmo por partida doble lo volverá loco. Cómo alcanzarlo sola Antes de aventurarte a buscar el orgasmo combinado con tu hombre, sería buena idea que aprendieras los detalles tú solita, para que de esa forma puedas dirigirlo mejor a él más tarde. El mejor modo de comenzar es acostándote cómodamente boca arriba y dejando que tu cuerpo se relaje. Cuando te sientas distendida, empieza a acariciarte manualmente el clítoris de forma ligera. Según te vayas excitando, aumenta la intensidad y la frecuencia hasta que estés cerca del clímax. Una vez casi allí, retira la mano del clítoris y muévela hacia tu punto G. ¿No estás segura de dónde se halla? Localízalo así: con la palma de la mano hacia arriba, introduce un dedo en tu vagina y busca un área esponjosa o rugosa a lo largo de la pared frontal. Sabrás que lo encontraste cuando una sensación tibia y sexy te embargue... una sensación que puede hasta hacerte experimentar deseos de orinar; pero no te preocupes, eso desaparecerá en segundos. “Según acaricies tu punto G y te vayas excitando más, vuelve a estimularte el clítoris con la otra mano o con un vibrador... pero sin retirar tu dedo del punto G. Mientras tocas ambas áreas, ve incrementando la velocidad hasta llegar a un clímax explosivo”. Si no ocurre la primera vez, practica... y sigue practicando hasta que logres alcanzarlo. Incorpora a tu chico a la acción Una vez que hayas localizado tu punto G y sepas cómo lograr un orgasmo combinado, estarás lista para invitar a tu hombre a tomar parte en la jugada. Esta posición debe facilitarlo: acuéstate boca arriba en la cama, con los pies colgando del borde y unas cuantas almohadas bajo las pompis para levantar la pelvis. “A él le será más fácil llegar a tu punto G si la vagina está un poco elevada”. Pídele a tu chico que se pare o se arrodille (dependiendo de su estatura y de la distancia que haya entre la cama y el piso) mientras te penetra. Sus cuerpos formarán una letra L. El no debe inclinarse demasiado sobre ti porque pronto necesitarás espacio para estirar tu mano y acariciar tu clítoris. Una vez que esté dentro de ti y sientas que su pene está rozando tu punto G, pídele que presione hasta que sientas que casi llegas al clímax. Entonces dile que se detenga y se quede tranquilo. Ahora déjalo mirar mientras te acaricias suavemente el clítoris con los dedos. Alterna entre tocarte y pedirle a él que vuelva a presionar hasta que no puedas aguantar más y tengas que hacer los dos movimientos al mismo tiempo. Esto los llevará a los dos a un clímax increíble, explosivo y muy intenso. Ya eres experta Una vez que domines esta movida en la posición misionera, prueba otras posiciones más complicaditas, pero superplacenteras . Una buena opción es llegar al orgasmo combinado mientras lo haces al estilo perrito. “Cuando estás a gatas y él presiona desde atrás, su pene halla tu punto G de forma natural". Descansa la parte superior de tu cuerpo contra la cama a modo de apoyo y extiende la mano para acariciar tu clítoris mientras él presiona. Pero el estilo perrito tiene una ventaja extra: tu hombre puede hacer todo el trabajo. En esta posición a él le queda la mano libre para acariciar tu clítoris según presiona, con lo que está totalmente a cargo de ambos estímulos. Si deseas más control sobre el punto G, opta por la posición de la mujer arriba. “De cara a tu hombre, baja hasta su cuerpo e inclínate hacia delante. Sentirás su pene cosquilleando tu punto G". “Como estás arriba, puedes moverte despacio, rápido, de arriba abajo o en círculos mientras uno de los dos (tú o él) acaricia tu clítoris”. Si prefieres no usar las manos, inclínate bien hacia delante mientras él te penetra, para que tu clítoris roce contra su pelvis y llegues al nirvana.

No hay comentarios.: